El Proyecto Educativo Institucional es un documento de ley que debe ser desarrolla-do por todos los colegios. En él, las instituciones definen sus principios y sus metas, su modelo pedagógico y cómo se vinculan los entes de la comunidad para lograr estos propósitos educativos. Nos dice el Ministerio de Educación Nacional:

Según el artículo 14 del Decreto 1860 de 1994, toda institución educativa debe elaborar y poner en práctica, con la participación de la comunidad educativa, un Proyecto Educativo Institucional que exprese la forma como se ha decidido alcanzar los fines de la educación definidos por la ley, teniendo en cuenta las condiciones sociales, económicas y culturales de su medio. El Proyecto Educativo Institucional, debe responder a situaciones y necesidades de los educandos, de la comunidad local, de la región y del país, ser concreto, factible y evaluable.” (Ley 115, artículo 15)

Un PEI no es un plan de desarrollo, ni una construcción curricular; es, más bien, una hoja de ruta sencilla y comprensible para toda la comunidad, que les permite a los colegios orientarse en sus acciones pedagógicas y administrativas, mediante unos horizontes muy bien definidos. Tampoco es el PEI un sustituto del Manual de Convivencia, aunque este último, de un carácter más normativo y menos visionario, esté incluido en sus anexos (Ver ANEXOS). Los PEI, documentos que requieren ser actualizados constantemente, precisan renovarse al menos cada diez años, según los
cambios institucionales y los requisitos de ley. En su elaboración deben estar incluidas las distintas voces de la comunidad, profesores y directivos, padres y estudiantes, y deben ser aprobados por el Consejo Directivo de la Institución, en nuestro caso, por el Consejo Directivo Escolar.